domingo, 14 de mayo de 2017

Lo que 13 reasons why nos ha enseñado


¡Hola a todos!

Tal y como os prometimos en nuestra cuenta de Instagram, hoy traemos un post muy especial para nosotras. Antes de empezar, queríamos aclarar que no es un post dedicado exclusivamente a la gente que haya mirado 13 Reasons Why (Por trece motivos) ya que el post no trata sobre la serie en sí - NO CONTIENE SPOILERS - sino más bien es una reflexión muy personal que hemos ido haciendo al largo del visionado de la serie.

13 reasons why nos ha enseñado


Para los que no conozcáis la serie, 13 Reasons Why es una serie que trata temas como el acoso escolar y el suicidio, y lo hace de una forma tan real y tan cruda que ha desatado muchas polémicas en las que no entraremos.

Pero es esta forma tan áspera pero a la vez tan chocante, tan fría, tan triste de representar algo por lo que miles de jóvenes alrededor del mundo sufren a diario lo que hace que la serie no te deje indiferente. Y por lo que recomendamos muchísimo verla. 

Me era imposible estar viendo la serie sin pensar, no solo en los protagonistas de ésta, sinó en la gente de mi alrededor. En la gente más cercana a mi, pero también a aquella gente que no lo es tanto. A la gente que quiero, y a la que no.  



Trataré de estructurar mis ideas lo mejor que pueda:

Durante la serie hablan del efecto mariposa: "todo afecta a todo". Y es que es no podrían tener más razón. No es ninguna revelación que debemos tratar a la gente lo mejor que podamos. Pero hay veces que hacemos pequeños comentarios, pequeñas bromas o incluso pequeñas formas de actuar que sin tener más importancia para nosotros, pueden herir a la persona que las recibe. Y es que por inofensivo que nos parezca algo, nunca sabemos por lo que está pasando la otra persona ni cómo puede afectarle algo que para ti no tiene importancia.



Y es que, ¿de verdad sabemos qué se esconde detrás de la fachada de las otras personas? Somos como Icebergs, solo mostramos una pequeña parte de nosotros al mundo.  Hay otra pequeña parte que compartimos con las personas más cercanas, pero siempre guardamos algo para nosotros. A veces incluso pienso que hay partes que escondemos de nosotros mismos. Que ni nosotros mismos somos capaces de conocer.

Creo que debemos plantearnos donde están los límites de las bromas, de los comentarios "inofensivos". Creo que ha llegado el momento de darnos cuenta que las risillas a hurtadillas, y criticar por criticar no está bien. 


Creo que debemos establecer los límites, y que se debería hablar de ello. Podríamos ahorrarnos que muchos chicos y chicas que parecen estar bien, incluso alegres, lleguen a sus casas por las noches y se sientan mal con ellos mismos hasta llegar el punto que dormirse entre lágrimas sea la rutina.

Deberíamos empezar a pensar más en cómo se pueden sentir los demás y en qué situación se encuentran. Porque lo que para ti es una broma, para otra persona puede ser la gota que colma su vaso. 

Porque el bullying es un problema muy real. Y que siempre lo haya sido no es excusa para girar la vista hacia otro lugar.

Padres, madres, profesores, profesoras, psicólogos, psicólogas: esta también es vuestra guerra. Hay que saber hacer educación social. Es más importante que cualquier otra asignatura; los niños tienen que entender las consecuencias de sus actos. No sirve con regañar a uno un día, o hacer una clase al año explicando qué es el bullying. 

Claro que no es fácil actuar en estos casos, pero debemos andar todos con los ojos bien abiertos. Observar los signos. Empatizar con las personas. Demostrarles que cuentan con nuestro apoyo. Pero sobretodo, debemos denunciar el acoso, porque si no lo hacemos somos igual de culpables que el acosador.


Por último, creo que también deberían enseñarnos educación emocional. La depresión es una enfermedad que afecta a millones de personas alrededor del mundo, jóvenes o no. Y no por el hecho de ser una enfermedad mental le quita importancia. Porque una depresión no es el hecho de estar un día triste y ya. Es un tema de una importancia mucho mayor de la que actualmente se le da.

Creo que deberían enseñarnos cuales son las señales que una persona da cuando no está bien. Creo que deberían enseñarnos qué hacer al ver que un amigo tuyo se va hundiendo lentamente. Cómo ayudarle. Porque no es fácil verlo. Pero tampoco lo es actuar cuando esa persona ya no quiere saber nada del mundo que le rodea. 

Sabemos que tampoco vamos a cambiar nada con este post. Tampoco somos expertas y quizás tenemos ideas muy equivocadas del mundo. Pero somos jóvenes y si algo sabemos es que las tramas de 13 Reasons Why no eran simple ficción. Ojalá lo fueran. Ojalá la gente fuera más considerada antes de hablar, ojalá el bullying no fuera un problema en pleno siglo XXI, ojalá se hablara más de ello hasta pararlo. Ojalá la depresión y el acoso no fueran constantes en el día a día de escuelas e institutos.

Ojalá supiéramos como actuar cuando alguien de nuestro alrededor cae en una depresión y el resto del mundo parece mirar al otro lado.

Y ojalá el mundo hiciera todo lo posible para evitarlo.

Ojalá.




Esperamos que os haya gustado este post y que os haya hecho reflexionar sobre la cruda realidad que nos rodea. Y gracias a un show como 13 reasons why por hacernos reflexionar sobre aspectos tan importantes de la vida.

¡Podéis dejarnos vuestras reflexiones después de ver la serie! O para los que no la habéis visto, también podéis opinar libremente sobre este tema. ¿Qué creéis que se podría hacer para evitar estos casos? ¡Dejádnoslo en los comentarios! También podéis escribirnos a través de nuestro correo theoptimisticside@gmail.com, nuestro Instagram o nuestro Twitter.

Muchas gracias por estar ahí una semana más, ¡nos leemos el domingo que viene!


Y recordad que tenéis un descuento de un 20% en nuestra tienda online por ser lectores de nuestro blog.






0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Sorpresa!